Diversas localidades han optado por el CONTROL TERRITORIAL ante un gobierno que se ha mostrado incompetente en adoptar medidas de salud pertinentes al contexto marcado por el COVID-19. La reivindicación territorial resurge desde el accionar de habitantes de distintos sectores del país que han optado por cortar rutas y armar barricadas con tal de resguardar la salud en sus territorios.

Las y los residentes hacen un llamado a instaurar una “barrera sanitaria” o bien la cuarentena total de sus localidades debido a la creciente llegada de habitantes estacionales que han decidido llevar a cabo su cuarentena como un escape momentáneo a su realidad urbana, de descanso y disfrute vacacional en sus segundas (o terceras) residencias. De esta forma, estos lugares característicos por su belleza escénica y auge turístico presencian una prolongación de su temporada estival, acentuando su exposición ante una posible crisis sanitaria.

Si ya se ha cuestionado el sistema de salud pública en el sector urbano, ¿qué depara para aquellas localidades que cuentan con un nivel de infraestructura incluso más precario en términos de calidad y cantidad? Mientras algunas personas van a CONSUMIR de estos territorios, muchas otras por medio de la cooperación y la resistencia son parte de la toma de decisiones que vienen a suplir los oídos sordos de un gobierno inoperante.

Claudia Dauré

Asociación GeoEduca Los Ríos.